El gobierno quiere eliminar los coches de diésel en pocos años

Según informa el diario El País, el candidato a la alcaldía de Madrid por el PSOE, se compromete una vez sea alcalde a la “supresión o limitación de los vehículos diésel en la ciudad con el horizonte en 2020, en línea con lo decidido por el Ayuntamiento de París”. Cierto es, que el aire de Madrid está muy contaminado y que es un serio problema que abre muchos debates al respecto.

El responsable de gobierno en Madrid, tiene un plan de actuación en caso de contaminación aprobado el año pasado que según estudios del propio ayuntamiento, la contaminación del aire con óxidos de nitrógeno en Madrid es debida al 98,5 % por los automóviles.

El humo generado por un motor diésel es perjudicial para la salud, es indiscutible. En 2012 la Organización Mundial de la Salud lo declaró como carcinógeno, un grado superior a cancerígeno. Las partículas en suspensión y los óxidos de nitrógeno que contienen los gases de escape de un motor diésel provocan cáncer.
Y con esa conclusión lógica aplastante, los políticos deciden que como el diésel es malo, prohibamos el diésel. El asunto se ve reflejado en diferentes ciudades y países por Europa y hasta medidas provenientes de la propia Unión Europea en su conjunto a través de organismos tales como el Parlamento o la Comisión.El problema es como puede repercutir esto a una economía ya de por sí deteriorada. Existe al menos la promesa de incluir también la opción de la limitación, que parece dejar entrever que se podría permitir un estudio en detalle, y no el simple hecho de prohibir el combustible por el que han apostado muchos españoles tanto profesionales como particulares.

«No está claro que los políticos estén al tanto de ello: no todos los coches con motor diésel contaminan lo mismo, y de hecho, no todos los coches de gasolina contaminan lo mismo.»

combustible coches
combustible coches

Resulta que los coches diésel que se venden en Europa ahora mismo son los coches diésel más limpios y menos contaminantes que ha visto Europa en toda su historia. La norma anticontaminación europea Euro 6 ya vigente, impone unos límites de emisiones a los coches diésel muy bajos, que se diferencian muy poco de los de un coche de gasolina. Estamos hablando en los coches diésel de 0,080 g/km para los óxidos de nitrógeno y de 0,005 g/km para las partículas en suspensión, mientras que para los coches de gasolina estamos hablando de 0,060 g/km y de 0,005 g/km, respectivamente.

Para que por el tubo de escape de un coche diésel no salgan más contaminantes del límite, además de ciertas estrategias en el propio motor, lo más importante es el filtrado de los gases de escape mediante un convertidor catalítico, la reducción catalítica selectiva y el filtro de partículas. Elementos por cierto que encarecen el precio del coche, y que no están exentos de ciertos inconvenientes, pero que funcionar, funcionan.

Además se sabe que los motores de gasolina de inyección directa generan más contaminantes que los de inyección indirecta tradicional, la propia norma anticontaminación Euro ya lo recoge.Según un estudio del TÜV Nord en Alemania concluía que las motorizaciones modernas de gasolina de inyección directa generan más partículas que los coches diésel modernos.

«Uno de los motores que se habían incluido en el estudio era de Ford, y cuando tuvimos ocasión de entrevistar al director de investigación e ingeniería avanzada de Ford Europa, entre otras cosas le preguntamos si las conclusiones de este estudio del TÜV eran correctas o no. Y la respuesta fue bien clara: sí, es cierto, no hay nada que discutir del estudio (aunque nos puntualizaba que la cifra de partículas era despreciable).»

Fuentes: motorpasion/motorpasionfuturo/

Menu

Close offcanvas menu Close